<

Cisura

Cultura

Octubre

EL CURANDERO

PAREDON PAREDON

VIRGEN

LOS CHICOS DESAPARECEN

LES ENFANTS DISPARAISSENT

http://photos1.blogger.com/blogger/2389/2951/1600/LE CIRQUE NE MEURT JAMAIS

HECER EL ODIO

GONDOLAS

HECHO A MANO

EL CIRCO NUNCA MUERE

EL CAPITAN TRES GUERRAS FUE A LA GUERRA

HACER EL ODIO

23 agosto, 2006

Retazos I Heil Günter

Heil Günter

El buen Günter, en los comienzos de los ochenta, concedió un largo reportaje (luego de varias entrevistas) a la italiana Nicole Casanova. Eso luego se convirtiría en un libro, Conversaciones con Günter Grass (Gedisa), escasamente distribuido entre nosotros y ya olvidado. Una de las perlitas de ese texto no surge de la fascinación del Grass juvenil por las esvásticas, los símbolos nazis o las sanas tareas que llevaba a cabo la Juventud Hitleriana en los tiempos en que el acné le brotaba al rodaballo joven -hacían picnics, comían choripán en los bosques y vivían la vida sana de la formación premilitar-; no, eso ya era algo sabido en el novelista alemán. La perlita asoma brillante en una de las páginas anteriores a esa admisión, cuando también reconoce haber asistido -a los 11 años-, a la Cristalnacht o Noche de los Cristales Rotos y haber presenciado la quema de libros, de tiendas de judíos y hasta las feroces golpizas a los miembros de esa comunidad. "Los miembros de la Juventud Hitleriana sembraron de odio y terror la noche en Gdansk". Unas páginas después, pasando revista a sus idílicos 17, dice que no sabía qué era el movimiento de la Juventud Hitleriana ya que cuando él ingresó, seis años después de la Cristalnacht, encarnaba valores tales como la asistencia a los mayores, la vida sana y la solidaridad. De los 11 a los 17, Günter seguramente sufrió, como tantos y como su héroe Oscar de El tambor de hojalata, cierta regresión o amnesia.Gracias a la Fosfovita pudo superar el trance, sin embargo, y asumir luego tareas y solicitadas altruistas en el consenso de la escritura internacional. Pelando la cebolla, su nuevo libro autobiográfico, seguramente hará llorar a más de uno. Para quienes “no sabían”, como el propio Günter, Conversaciones con Günter Grass se abre con unaconfesión maravillosa: "Siempre mentí, toda la vida me valí de lamentira, y tanto miento que a veces, de un reportaje a otro, me encuentro diciendo cosas opuestas y contradiciéndome. ¿Por qué miento? Porque la verdad me aburre, me aburrió siempre". Lo que parece inexplicable de este entuerto mediático es la polémica, si el buen Günter fue o no nazi, si hizo bien o mal en ocultar que había formado parte de las SS, y esas yerbas añejas. ¡Heil, Günter, señor Grass! La cultura letrada de contratapas y solapas ya anuncia una nueva polémica internacional en ciernes: "De chiquito fui mazorquero", reconoció Borges. Para refutarlo o no, habrá que investigar en los archivos.

Recomiendo la nota de Mosca Cojonera que puede leerse acá

4 Comments:

Anonymous Flecha Verde said...

No sé, pero a mi me parece que tu posición es muy mojigata, muy boba. Si Gunter es o no es, la cuestión no afecta la obra.

2:59 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

En el centro de D.S.W., están buscando la conexión con Eve. ¿Sigue en Bariloche? La broma con GG está bien, el comentario mejor.

1:18 p.m.  
Anonymous Alberto said...

Gabriel, gracias por tu post, un libro olvidado y ya iluminador... he leído un post muy bueno en "Nación Apache" sobre el tema:

http://fliegecojonera.blogspot.com/2006/08/gnter-grass-y-la-utopa-nazi.html

El tema obviamente no es el hombre y su obra, pero...

2:36 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Dos cuestiones, la primera para flecha verde: no es muy certero tu comentario, flecha. Con un poco más de filo en la lectura, verías que yo jamás hablé de la obra de Günter. Si hubiera querido hacerlo, me hubiera referido a la magnificencia del lenguado europeo o al implacable silencio de Oskar. Por lo mismo, también hubiera hablado de Sin anestesia, que me pareció inexpresivo en su retórica. ¿No es Grass quien mencionaba el holocausto idiomático producido en Alemania después de la 2da. Guerra? Las esquirlas no logró quitárselas del todo pese a los manifiestos del grupo de los 47. Bueno, la segunda para Alberto, gracias por el dato, la nota aparecida en Mosca Cojonera sobre GG y la utopía nazi la suscribo plenamente: me pareció brillante. De paso, flecha, podría interesarte.

10:36 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home