<

Cisura

Cultura

Octubre

EL CURANDERO

PAREDON PAREDON

VIRGEN

LOS CHICOS DESAPARECEN

LES ENFANTS DISPARAISSENT

http://photos1.blogger.com/blogger/2389/2951/1600/LE CIRQUE NE MEURT JAMAIS

HECER EL ODIO

GONDOLAS

HECHO A MANO

EL CIRCO NUNCA MUERE

EL CAPITAN TRES GUERRAS FUE A LA GUERRA

HACER EL ODIO

07 septiembre, 2006

Retazos V: El cuerpo del delito de Josefina Ludmer

Primero Santuario, después este excelente libro de Josefina Ludmer -siempre a raíz del caso de la joven austríaca-, donde Ludmer usa el delito como instrumento crítico para analizar “cuentos de delitos”. El texto se inicia con la siguiente profecía de Karl Marx en la que los vínculos entre literatura y crimen se entienden de la siguiente manera y que ud. puede leer acá

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

La cita de Marx me abrió la cabeza, tu producción sobre Santuario y la piba austríaca, que ilumina los perfiles oscuros del personaje femenino principal de la novela y nos ayuda a imaginar lo que le sucedió a la chica de carne y hueso, está prevista de alguna manera en la idea de Marx; igual que el manual de Ludmer.Ahora,o en Argentina faltan criminales o ni Marx pudo imaginar un capitalismo como este, porque el salario ha caído hace tiempo muy por debajo del mínimo igual que, con honrosísimas y escasísimas excepciones,(entre las que te cuento) la narrativa. Al menos la que se publica; siempre se guarda la esperanza de que se produzca algo allá en los sótanos.

9:12 a.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Cuando uno dice "allá" en los sótanos, el pronombre los señala con cierta distancia. A mí siempre me ha parecido que los sótanos están muy cerca, debajo de todos nosotros, y que es por su energía de levadura que uno "guarda la esperanza". Hace algún tiempo, por los sótanos andaba una secta de cristianos también. Recuerdo un libro de Santiago Kovadloff, "La cultura de catacumbas". Salió durante los años del proceso, si mal no recuerdo. Lo de Ludmer me lo apuntó Soledad Franco, amiga, y va pegado con lo de Marx. Ahora bien, dentro de la cadena de la producción señalada, yo incluiría asimismo una plusvalía de orden no económico. La de los "crímenes transparentes", esa cadena de pequeñas iniquidades cotidianas que carecen de rédito -usufructo capitalista-, pero que sin embargo nos alejan de la condición humana. Lo agrego, aunque no tiene nada que ver con tu comentario, lo sé. Otra: hubo un Marx que sí entrevió el actual estado de cosas, Groucho. Su adolorida visión del absurdo, que muchos confunden con el gag, surgió desde las entrañas mismas del sistema. A mí, te juro, cada vez se me hace más entrañable y entendible ese tipo que recorriendo teatros de mala muerte les decía a los hermanos Warner, dueños de la industria: "¿Pero es que también son uds. dueños de la Warner? ¿Y de la Brothers? ¿Y lo son de esas dos palabras juntas? ¿Como puede ser? Nosotros los Marx somos hermanos hace mucho más tiempo que ustedes y ni siquiera somos dueños de nosotros mismos". Algo así decía Groucho.

8:18 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home