<

Cisura

Cultura

Octubre

EL CURANDERO

PAREDON PAREDON

VIRGEN

LOS CHICOS DESAPARECEN

LES ENFANTS DISPARAISSENT

http://photos1.blogger.com/blogger/2389/2951/1600/LE CIRQUE NE MEURT JAMAIS

HECER EL ODIO

GONDOLAS

HECHO A MANO

EL CIRCO NUNCA MUERE

EL CAPITAN TRES GUERRAS FUE A LA GUERRA

HACER EL ODIO

02 diciembre, 2006

Viejitas bomba


Muchos se asombraron con el caso de la mujer de 80 años que se ofreció en Gualeguaychú como abuela-bomba para interceder en el conflicto de las papeleras con el Uruguay. No es el primer caso. La historia de la humanidad registra varios episodios relacionados con la actividad de ancianas-bomba, la mayoría de ellos prácticamente desconocidos. El primero del que se tienen algunos antecedentes es el de Anna Van Oreth, de 78, que se inmoló durante la guerra anglo-boer al pie del monumento a la Confraternidad en Church Square, Pretoria. Seguir leyendo acá

13 Comments:

Anonymous Rolando said...

Grande Bañwez los viejos no estan terminados. Nos pueden ex terminar a todos.

Rolo

1:01 p.m.  
Blogger Francisco Ortiz said...

Muy bien: reescribir la historia es esto.

6:02 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Rolo, ¿el deacaballo? Gracias

Francisco, un abrazo granadino.

6:11 p.m.  
Blogger Clarice Baricco said...

Qué tristeza pero es real.

Abrazo entre la lluvia

1:35 a.m.  
Blogger Magda said...

A mi esto de las las abuelas-bomba me pone realmente con los pelos de punta, Gabriel. Pienso que estas acciones no son de edad, son de personas comprometidas con su pensamiento y deseos de hacer algo por cambiar el mundo. Pero que doloroso, nadie nquiere eso para los abuelos, así es, pero ni para los primos, los tíos, los hermanos, para nadie.

Se necesita demasiado valor, demasiado. Son seres admirables, pero no quisiera jamás que esto sucediera. El mundo...

1:11 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Clarice, anduve por ahí. Un abrazo

Magda, para nadie uno quiere esto, claro. Pero a veces a uno se le va yema en la tecla y exagera. Es como un vicio. ¿Sonó tan dramático? Un abrazo, te sigo.

10:45 p.m.  
Anonymous Juan Smalville said...

Me parece un cuento lo de las viejas bombas, ¿de donde lo rascaste viejo?

Juan de Kent

5:30 p.m.  
Anonymous Magda said...

jajajaja, Gabriel, que me has hecho sonreir, y eso siempre es grato. No sonó tan dramático, bueno, un pelín sí. ¿O sería yo?

7:56 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

No pareció exagerado. Sonó como lo que es: triste; pero no el acto de entrega sino la indiferencia, el olvido.
Stiller

9:15 p.m.  
Blogger Ninoska Mermoud said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

1:59 p.m.  
Blogger Ninoska Mermoud said...

A mí me gusta este post. Hay una ironía mordaz tras las crónicas de estas mujeres. Hay una denuncia inteligente y sutil, como todo texto inteligente puede hacer sin abocarse a lo panfletario. Lo execrable no es el dramatismo de estas historias, sino la carga de motivaciones y conflictos que obligan a estos ancianos a inmolarse. Ello muestra el tipo de sociedad que nos damos: se tiene a la vejez como símbolo de inutilidad y estorbo,( concepción heredada de los grecos-latinos muy diferente a la indigenoamericana que los reverenciaban,). Pero esas ancianas parecieran decirnos a su modo, "no se dan cuenta, vosotros sois esclavos de un sistema sin contestatarios, reos de la manipulación propagandista". Qué decir, entonces, de una sociedad en donde los anarquistas no son los jóvenes, sino los viejos? Los burgueses con conciencia de clase es la peor calaña que nos haya podido tocar. Finalmente han logrado lo que nunca antes, otra clase dominante había logrado hacer: El fascismo sublimado, la robotización del mundo, sin emplear la fuerza.

2:07 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Ese es el punto, Ninoska: una sociedad donde la conciencia es reservorio de los viejos. De allí al anarquismo en la tercera edad, hay solo un paso. En los ochenta, bajo otras perspectivas argumentales, Borges había ideado una novela en la que los viejos mataban a los jóvenes. Una novela que él jamás iría a escribir, dijo y escribió ("Argumento"). No era tan sólo la versión opuesta a la Guerra del cerdo, de Bioy, sino la contracara de una sociedad ¿futura?
Un abrazo, Ninoska.

Stiller: en la indiferencia o el olvido está, mucha razón tenés, el peligro. O las "esquirlas" de algunos actos. Un saludo que persevera.

8:23 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

ya teneis a la tia monica, la que navega de blog en blog en busca de enlaces, y caen.

2:39 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home