<

Cisura

Cultura

Octubre

EL CURANDERO

PAREDON PAREDON

VIRGEN

LOS CHICOS DESAPARECEN

LES ENFANTS DISPARAISSENT

http://photos1.blogger.com/blogger/2389/2951/1600/LE CIRQUE NE MEURT JAMAIS

HECER EL ODIO

GONDOLAS

HECHO A MANO

EL CIRCO NUNCA MUERE

EL CAPITAN TRES GUERRAS FUE A LA GUERRA

HACER EL ODIO

13 febrero, 2008

Polizón global


El 10 de julio de 2006, las autoridades de Prefectura del Puerto La Plata descubrían a un joven polizón semi inconsciente escondido en el compartimento de hélice del buque petrolero con bandera griega "Kastelorizo". El muchacho, Marcos Abraham de la Rosa, tenía entonces 20 años y pocos signos de vida. Había protagonizado una odisea y una tragedia: 17 dias sin comer ni beber, aterido por el oleaje, en ese compartimento que días atrás tenía a otro polizón de huésped. "Toviejo", así se apodaba el amigo de Marcos, no alcanzó a sobrevivir a las inclemencias de la travesía. Ambos habían abordado el "Kastelorizo" en el puerto de San Pedro de Macorís, Santo Domingo, República Dominicana, durante la noche del 24 de junio, escapándole a la miseria y buscando "llegar a América", según propias palabras. Encontraron América, pero la del Sur, la de más abajo. La historia de Marcos es curiosa: cuando días después de rescatado y hospitalizado la cancillería argentina toma contacto con sus familiares en República Dominicana, la madre y el padre de Marcos -María Magdalena del Carmen y Bienvenido Santos- confirman que "Marcos es un polizón sin remedio". Ya había intentado escapar en siete ocasiones. Una vez había llegado a un puerto de la Europa Oriental, más tarde a Venezuela, en otra oportunidad lo arrojaron al mar desde un barco ruso. Su pasión desenfrenada estaba en los mapas. "Se pasa la vida marcando mapas y señalando adónde va a viajar la próxima vez, una obsesión", confirmó su padre vía telefónica. Tuve oportunidad de conversar con Marcos en el hospital Cestino, de Ensenada, donde fue internado apenas llegó. Aún no había salido del shock. Pocas palabras, tenía todavía las marcas del viaje en la postura de las piernas y el dolor en los brazos. Estaba sereno, casi animoso de conocer Argentina, aunque "conocer" es palabra tendenciosa. Dos días después publicaba la crónica por entregas en el diario "El Día" casi bajo este mismo título, "Polizón". El caso Marcos Abraham tuvo cobertura periodística nacional, mucha repercusión y derivaciones impensadas. Amnesty Internacional se ocupó de él para evitar que lo deportaran, ya que el deseo del joven era quedarse entre nosotros. También su familia apoyaba en República Dominicana su decisión. Aquí, en medio de idas y vueltas burocráticas, lo tomó en guarda temporal un matrimonio de La Plata; ella dominicana, él argentino. Dos o tres semanas después, Marcos se presentaba en la redacción de "El Día" bajo una fuerte presión emocional, desvariaba, y fue internado en el Neuropsiquiátrico Alejandro Korn de Melchor Romero. El 20 de octubre de 2006, el pedido de refugio solicitado por Marcos Abraham, fue finalmente denegado por el Comité de Elegibilidad para Refugiados (CEPARE), al considerar el organismo que no se encontraban alcanzados los extremos aducidos por el menor para permanecer en nuestro país. Del hospital intentó fugarse, creo, dos veces. Meses después, por desidia, perdí todo rastro de él. ¿Volvió a Dominicana o sigue en nuestro país, marcando mapas y fijando destinos al azar? Cada tanto, no sé por qué, recuerdo al Marcos polizón y me pregunto por dónde andará, en mi caso es fijación periodística. Algunos pueden llegar a tranquilizar su expectativa ingenua afirmando que el caso Marcos Abraham fue un "caso clínico". Yo creo que el suyo representa la paradoja de la miseria global: 17 días de horror en alta mar para escapar de su casa, distante pocas cuadras del paradisíaco mundo "all inclusive" de los resort de la Dominicana turística. Subo al blog la nota completa, tal como fue editada en la sucesivas entregas de julio de 2006 en el diario. Tampoco sé por qué lo hago ahora. O sí: cuestión egoísta, de rescate individual.


En las entrañas de la ballena (nota 1)

"Nos escabullimos de noche, bien entrada la noche, en el barco no había guardia costera. Con mi amigo habíamos estado soñando de viajar a Estados Unidos, era un sueño. Lo teníamos desde mucho tiempo, desde más chico. En Dominicana nos estábamos muriendo de hambre, puro frijoles y arroz, frijoles negros. Muy rara vez carne de buey, caldo no siempre, de tanto en tanto. Pero yo tenía un sueño, el primero que tenía era de ser pitcher, me gustaba el béisbol, en Dominicana gusta mucho el béisbol, y el básquet, y mucho los maratones, hay muchos maratonistas, pero mi sueño de pitcher se dejó, se dejó caer solo por el hambre y la miseria. Tuve que trabajar, en lo que fuera trabajé, más en la construcción, en las obras de hoteles. ¿Pero qué? No, Punta Cana no conozco, es de ricos. Yo vivía en Dominicana en un pueblo que se llama San Pedro, con mi abuela vivía. Vivo. Mi abuela se llama María Bernarda. En mi familia hay muchos problemas, problemas de separación, esas cosas. Yo nací el 20 de marzo de 1986, y mi mamá se llama María Magdalena y mi papá Bienvenido Santos, diez hermanos somos, el mayor tiene 24, yo tengo 20, y tengo ese sueño todavía, no de ser pitcher, pero sí de llegar a América". Seguir leyendo acá

6 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Dicen que aquel muchacho creció, luce una desprolija barba y recorre las calles de Argentina, realizando huelgas de hambre y seguido por una muchedembre. Los griegos se enteraron de estos sucesos y ahora el barco se llama:
"Castellohizo", de ahí que no sea tan anacrónico ni casual tu comentario. Lo de polizón global se refiere seguramente, a su profuso abdomen...(Jorge de Godos)

5:45 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Sos un piquetero consumado, no tenés remedio. Ja. Abrazo y corte y aparte.

11:37 a.m.  
Anonymous Apostillas literarias said...

Más que cuestión egoísta, solidaridad. Todos los compinches se comprenden, ¿No?

9:04 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Sí, Magda. Gracias. El abrazo.

8:54 a.m.  
Blogger TE ESTAMOS BUSCANDO said...

Me pregunto si este chico habrá creído por algún motivo, que aquí no iba a comer frijoles y arroz también por mucho tiempo??. En fin, es bueno el viaje, cuando se tiene objetivo, aunque no se tenga rumbo.
¡¡Muy buena nota!!

12:58 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Sí, es buena pregunta. Bien por el blog y por abrir el programa a los ex combatientes. Abrazo a toda la casa!

8:09 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home