<

Cisura

Cultura

Octubre

EL CURANDERO

PAREDON PAREDON

VIRGEN

LOS CHICOS DESAPARECEN

LES ENFANTS DISPARAISSENT

http://photos1.blogger.com/blogger/2389/2951/1600/LE CIRQUE NE MEURT JAMAIS

HECER EL ODIO

GONDOLAS

HECHO A MANO

EL CIRCO NUNCA MUERE

EL CAPITAN TRES GUERRAS FUE A LA GUERRA

HACER EL ODIO

16 noviembre, 2007

¿A quién se parece Adolfito?

A propósito de Hitler, Norman Mailer y una biblioteca de Stalin donde hacer vínculo


La ultima novela del recientemente fallecido Norman Mailer, El castillo en el bosque (Anagrama), abre un interrogante sobre la esencia del Mal en la persona de Adolf Hitler. El libro toma los primeros años del jerarca nazi, desde su nacimiento hasta los dieciseis (cuando pintaba, leía e intentaba tocar el piano), pero en la visión del novelista este joven algo desagradable y ordinario ya ha sido inoculado. El Mal ha anidado en él. Incluso antes de haber nacido. ¿Cómo es eso? Seguir leyendo acá.

24 Comments:

Blogger andrés berger said...

La muerte de Mailer nos hace presente a todos a la muerte como "la maestra", en el sentido en que el mismo se refiere al mal. Parecía que era inmortal, que pertenecía a ese horizonte estable que siempre está ahí y no puede desaparecer. La maestra, nuevamente, nos contradice en nuestras percepciones.
En cuando a la discusión Mailer-Harendt, que no conocía, me pondría en un punto intermedio: ni una figura sobrenatural, ni la trivialidad de los actos, sino las fuerzas destructivas en el hombre, la crueldad que en ocasiones toma dimensiones sociales, como ocurrió en nuestro país, y en la que nos cuesta reconocer algo humano, pero que también lo es.
saludos

2:22 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Una maestra que siempre corrige nuestra expectativa ingenua, claro, que está antes de hora y después de hora, siempre. Y es cierto, cuesta reconocer algo humano, pero Adolfito también lo fue y los de acá lo mismo. Una criatura hermosa, habrá dicho alguien cuando asomó el gurrumín. Un abrazo, Andrés. Y gracias.

7:08 p.m.  
Anonymous Literaturame.net said...

A propósito de Hitler, Norman Mailer y una biblioteca de Stalin donde hacer vínculo.

7:55 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Ah, Magda, gracias por tu mano virtual, querida amiga. Abrazo y el afecto invariable. Voy a tener que linkear literaturame.

9:38 p.m.  
Blogger Apostillas literarias said...

Tu texto lo merece, querido Gabriel, no tienes que agradecer.

Una consulta: ¿qué significa 'morocho' en tu país?

8:22 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Ja, depende del contexto, del hablante o del "pronunciante". Puede ser despectivo, por lo general la intencionalidad lo impone así. Para mí no lo es, jamás. Morochos eran los "cabecitas negras", en un contexto histórico dominado por el gorilismo aporteñado. Pero también morocho soy yo, piel oscura y cetrina. Para que te hagas una composición de lugar: en España creían que era marroquí. "Pied noir", en la voz reaccionaria, sólo que mirando hacia arriba. Dame el contexto, mujer, y te respondo que no hay nada como una morocha.

9:57 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Addenda: más morocho era cuando sostenía pelo.

10:02 p.m.  
Anonymous Magda said...

Era solo que un conocido preguntaba que era "morocho", dice que llegó a Buenos Aires y una chica le dijo: "Adios, morocho", y no sabía que significaba. Ya le dije, gracias :-)

10:54 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Pero no, mujer, fue "piropo" en ese caso. "Piropo" es del argot afectivo ya en desuso de los porteños. Bella y sonora palabra. Y en ese contexto, "piropo" es levante.

8:26 a.m.  
Anonymous Anónimo said...

QUE EXPLICACION PREJUICIOSA. TAMBIEN EL MAL SE MUEVE ASI, POR IGNORANCIA.

JAY

8:41 a.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Jay: las mayúsculas son fascistas, las siglas son ostensiblemente fascistas, y el anonimato -siempre-es cobarde. Pero, si sumamos mayúsculas y siglas, tenemos a un resentido fascio al cuadrado cobarde, que no es cualquier cuadrado. Humildemente, siglas: aprendé a leer, y, si es que la tarea no te exige demasiado esfuerzo intelectual, fijate que ya en el primer post le digo a "Apostillas literarias" que todo depende del contexto. ¿Sí? (ponéle comillas a "si", como si te hablara una sicóloga vespertina de tevé). Lo último: tenés razón plena, la ignorancia manda.

11:18 a.m.  
Anonymous Bárbara said...

Genial Gabriel, las mayúsculas son fascistas.

11:28 a.m.  
Anonymous Magda said...

Gracias querido amigo, en este momento se lo digo :-)

3:07 p.m.  
Anonymous rolodeacaballo said...

tarde desensillo, paisano, pero veo que todo es música coloreada en la cabeza.

1:21 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Rolo, abrazo, veo que erró el viscachazo: iba para el rancho y terminó en el post de arriba. Pero sí, la coloratura es lo que hace la música. Si le pintamos la cabeza, mejor. Abrazo, m'hijo.

6:08 p.m.  
Blogger nostromo said...

Elocuente su articulo sobre el Mal
la idea de que un hombre encarna el Mal o tiene al Demonio como Maestro siguel el sendero de los Cataros o los Bogomilos queines creina que en realidad Dios era el Demonio.Sin embargo,Adolfo Hitler no estaba solo en su obra,como tampoco lo estuvo Stalin,ni Atila,ni Hernan Cortes,es mas si usted se va una tarde a la Confiteria Paris de su Ciudad(imagino que logicamente no la frecuenta)encontrara amables viejecillos militares y comisarios retirados charlando satisfechos que hace unos pocos años practicaban la caridad cristiana lanzando jovenes y adolescentes vivos al mar quizas en defensa del Bien.Quizas solo se trate de atavicos rituales de sacrificos.Lo cierto es que NO EXISTE seguridad alguna de que no se vuelva a repetir.Alli tenemos Ruanda y Camboya y a nadie se le movio un pelo.Pensar que se trata de algo llamado el Mal es un sofisma,un analgesico para desviar la certeza de nuestra propia identidad.

11:04 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Nostromo, sensatamente no frecuento La París. Luego, no es mi artículo sobre el Mal. Es la visión de Mailer. Por algo, es obvio, hice vínculo con el artículo de fliegecojonera. Hace años escribí "Hacer el odio", donde, precisamente, intento indagar en una conducta antisemita en ese caso. Jamás creo haber adscripto a ninguna teoría esotérica para referirme al mal, al contrario. Por último, coincido en todo: nada asegura nada. Ni Hitler estaba solo, ni Stalin lo estaba, ni los amables viejecillos detrás de la pecera de la París lo estaban (muchos incluso han sido capaces de atravesar esos cristales, yendo y viniendo de un lado a otro, de un sustantivo abstracto a otro). Gracias por la entrada.

10:52 a.m.  
Blogger nostromo said...

Estimado Sr.Bañez
Gracias por su amable comentario.
Rectifico: Muy elocuente su articulo sobre la visiòn de Mailer sobre El Mal,tampoco mi intencion fue sugerir que usted se referia a alguna secta esoterica(casi se podria decir que todas las religiones e ideologias lo son)Simplemented eseaba hacer un comentario sobre el tema del MAL.Lei su novela Hacer el Odio y varias de sus obras y ahora hablando de Usted y de su obra no entiendo muy bien
si hay alguna conspiracion porteña en su contra dado la obvia calidad de su trabajo y la escasa presencia de sus textos en las librerias y suplmentos literarios(esto lo comento porque vivi muchos años fuera y todavia no conozco las maffias literarias de aqui que seguramente abundaran como en todo los paises)En cuanto a La Paris debo decir que los sandwichitos de miga de pan negro con jamon crudo son muy buenos y la esplendida pecera es una forma de viaje en el tiempo patetico temerario y Kitsch pero un sandwich vale la pena.Saludos y congratulaciones por su Blog.

12:31 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Ja!, volvemos a coincidir. Lo otro, no sé, no creo que haya conspiración. Jamás lo pensé. Apenas una imagen: un martillito insignificante y un muro. Eso. Luego, seamos austeros y cordiales: todo es cartón pintado, cagadita de paloma. ¿Los suplementos? Otra pecera. El de crudo y pan negro, ni hablar. Pero se me ocurre algo: podemos compartirlo. Eso sí, lo compramos y lo comemos afuera. El abrazo, amigo Nostromo, y las gracias renovadas.

1:47 p.m.  
Anonymous Anónimo said...

A MI ME PARECE QUE TODOS EN NANO ESCALA EN ALGUN MOMENTO HEMOS SIDO COMO ADOLFITO.

Martín Buber

9:45 a.m.  
Anonymous Ayer pisé a una cucaracha said...

Martín, el apellido te queda grande. Fijate, creo que te chinga por todos lados. Yo que vos lo tomaría un poco. No digo a "nano escala", pero aunque sea a escala humana. Tanto como para no hacer el ridículo.

1:32 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

Martín Buber: no, creo que no. Nanoabrazo.

Ayer pisé...¿Ese molde no es mío? La analogía con las costuras me suena. Abrazo, fijate por dónde caminás.

8:07 a.m.  
Blogger (Diego Loayza) Oneiros said...

¿Bien? ¿Mal? No sé, lo que me llama la atención en extremo es que cuando era niño (80s) Hitler ERA la imagen del mal... Ahora que en mi pais se están cagando a piñas (y también en otros lugares del mundo) su imagen aparece tamizada, ya no se habla del pintor frustrado como del mal ABSOLUTO, cómo será de aquí a unos años... un amigo me decía: "No tenemos idea de los tiranos que van a venir en el mundo futuro". Hoy por hoy, me parece, el FASCISMO (tanto de derecha como de izquierda, sionista como nazi) parece infiltrarse lentamente en los corazones de ciertos humanos que se hacen cada vez más numerosos. Si algo comparten con Hitler es, quizás, la frustración, la desmesura y las ganas de matar (el odio no creo que pueda emanar de otro antro que el miedo).

9:43 p.m.  
Blogger Gabriel Báñez said...

El miedo, Diego, sí, que responde a la ignorancia. Aunque ciertas patologías exceden el propio hasta lograr instalarlo colectivamente.

6:28 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home